Los materiales tradicionales

Durante su historia, el hombre ha tratado de modificar las condiciones de su entorno para sobrevivir. Por ejemplo, para protegerse de los elementos los primeros hombres habitaron cuevas; y poco a poco desarrollaron las técnicas necesaria para habitar fuera de ellas. Usaron plantas, troncos, palos, tierra y otros materiales a su alcance. Con el paso del tiempo, en todas las culturas se desarrolló una de las industrias más grandes que tiene la humanidad: La Industria de la Construcción.

A lo largo de éste desarrollo se han conocido y creado materiales para construir todo tipo de artefactos o edificaciones y satisfacer las necesidades humanas. La lista de materias primas o procesadas es inmensa, desde los encontrados comúnmente en la naturaleza como minerales y metales, materias orgánicas como la madera, hasta los nuevos materiales sintéticos o compuestos desarrollados en el último siglo.

Muchos materiales ocupan un lugar preponderante en la construcción en general. Esto se debe a las características únicas que cada uno aporta. Es el caso de la madera y el hierro, que se han usado desde la antiguedad, gracias a su relativa abundancia y a los pocos requirimientos para su uso y desarrollo posterior. La madera se usa en muchos ámbitos, desde servir como apoyo mecánico o estructural, hasta ser elemento de ornato o arte. El hierro se desarrolló tanto que se convirtió por sí solo en una industria particular e independiente y que le permitió evolucionar en forma de aleaciones como el acero. Ya en tiempos modernos, el cemento o el concreto son materias sin las cuales no podríamos imaginar la industria de la construcción contemporánea. Bastan los ejemplos de las grandes construcciones urbanas, carreteras, puertos aéreos o marítimos, etc.

Estos materiales también han enfrentado retos propios a pesar de su uso tan extendido, y que confrontan sus características y propiedades. Sirvan de ejemplo la poca resistencia mecánica de la madera; o los procesos de oxidación en los metales; o los tiempos de fraguado del concreto. Y a pesar de estas situaciones todos los dias se usan acero y madera en cualquier tipo de construccion, puesto que su comportamiento, beneficios y particularmente sus desventajas son ampliamente conocidos. Por todo esto, constantemente se buscan alternativas para mejorar a los materiales tradicionales o reemplazarlos con nuevas materias primas y superar de la mejor forma posible sus desventajas.